Vitamina D para una vida saludable y sin riesgos

En los últimos tiempos las investigaciones han puesto de manifiesto la necesidad de garantizar un consumo suficiente de vitamina D. Pero ¿de dónde se obtiene esta vitamina?, ¿Son la dieta y la luz solar suficientes, o necesitamos fuentes adicionales?

La vitamina D, más que una simple vitamina

La vitamina D es un nutriente único, puede obtenerse en pequeña cantidad por medio de la alimentación y en otro porcentaje mayor por la acción de la luz solar sobre la piel.

Es esencial para el aprovechamiento óptimo del calcio por parte del organismo ya que promueve su absorción en el intestino, su deposición en los huesos y regula sus niveles en sangre. Su carencia provoca trastornos óseos como el raquitismo en niños y la osteoporosis en adultos. Nuevas investigaciones indican que la vitamina D desempeña muchas otras importantes funciones a nivel muscular, corazón, páncreas, entre otros.

En realidad, el término vitamina D está formado por dos compuestos, la vitamina D2 y la vitamina D3, cuya estructura química es ligeramente diferente. La vitamina D2, también denominada ergocalciferol, la produce la levadura y generalmente se añade a los alimentos. Por el contrario, la vitamina D3 (colecalciferol) es la que se produce en la piel al exponerla al sol y puede obtenerse en pequeña cantidad a través de alimentos de origen animal o suplementos.  Hay pruebas que demuestran que la vitamina D3 es más potente y estable.

La vitamina D derivada de la exposición al sol

Cuando la luz solar con su fracción ultravioleta  entra en contacto con la piel, el colesterol produce vitamina D. Sin embargo es imposible obtener demasiada vitamina D a través de la exposición solar a pesar de estar en lugares con alta exposición a la misma.

Según la organización mundial dela salud, las personas que no salen de casa, trabajan todo el día en oficinas, las que se visten cubriéndose toda la piel o se aplican bloqueador diaria y rigurosamente o usan filtros solares, habitualmente recomendados para protegernos del cáncer de piel, también bloquean la síntesis de la vitamina D y tienen  un riesgo especialmente alto de sufrir carencias de esta vitamina. Lo mismo sucede con las personas de piel oscura, ya que la pigmentación reduce la radiación UV-B que llega a las células productoras de vitamina D.

Por esto, la suplementación de vitamina D desempeña una función muy importante. Se considera que 1000 IU de vitamina D ayudan a mantener los niveles en sangre estables y dentro de límites normales

Profesionales de la salud